la  SALUD

 

surge cuando logramos un equilibrio, siempre dinámico, entre lo que está en nosotros y los que continuamente nos viene al encuentro.

Y esto lo hacemos posible armonizando lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos.